Saltar al contenido principal

La Asamblea Nacional del Ecuador y el ICCA trabajan en pro del desarrollo cultural ecuatoriano

El 23 de enero de 2014, se expide el código deontológico de los medios legislativos de la Asamblea Nacional del Ecuador. En este código, se establece que estos deben incluir en su programación la difusión de contenidos políticos, educativos sociales y culturales.

Conversamos con León Sierra, Coordinador de Medios Legislativos, acerca de las nuevas propuestas y proyectos que tienen estos medios públicos, conjuntamente con el ICCA y el sector cultural.

 

¿Cuál es la importancia de contar con unos medios legislativos que trabajen y aporten en temas culturales?

La radio y la televisión de la Asamblea Nacional del Ecuador responden a una agenda política de lo que se trabaja y desarrolla en el legislativo, sin embargo deben estar relacionados también con todo proceso de construcción cultural del país, es decir deben constituirse como un medio político-cultural que permita visibilizar y poner en la mesa de dialogo temas relacionados a todos y cada uno de los procesos y etapas que implica la generación de productos culturales.

Se debe visibilizar este lazo existente entre la política y la cultura de un pueblo, es decir posicionar todo el trabajo que se hace puertas adentro, como las leyes marco para que los trabajadores de la cultura y de las artes puedan estar respaldados hasta las políticas del relacionamiento personal.
¿Qué proyectos están en marcha para lograr visibilizar esta dualidad entre política y cultura?

Hay varios proyectos que quiere desarrollar el canal de la Asamblea Nacional, entre los cuales destacan la generación de una mediateca que sea el repositorio digital de la cultura ecuatoriana. Este proyecto, que trabajará conjuntamente con las instituciones públicas del sector cultural ecuatoriano, busca convertirse en un archivo cinematográfico que permitirá el acceso a las diversas expresiones culturales, desde la visión de los propios gestores culturales, desde la ciudadanía. Para poder lograrlo, el primer paso es generar una base de todo el material existente en las instituciones y analizar qué es recuperable y exhibible.

Otro de los proyectos, el más ambicioso desde mi punto de vista, es generar un producto que nunca antes se había hecho, desarrollar un espacio de discusión política sobre la cultura y las artes. Queremos generar una mesa de diálogo y debate en la que se puedan abordar diversas temáticas, problemáticas y necesidades de todos los que son parte de este gran entramado cultural en donde todos los actores –instituciones públicas, privadas, gremios, representantes, políticos y ciudadanos– puedan aportar su visión acerca de todas las etapas que tiene el proceso de una obra artística, de una película, una obra de teatro, una pieza sinfónica, una fiesta de pueblo, etc.

 

¿Cuál será el principal objetivo de este espacio de diálogo?

Este punto de encuentro y debate buscará visibilizar las necesidades y visiones personales de todos los que son parte de un equipo, del director, del técnico, del sonidista, del maquillador, del productor, del que se encarga de conseguir la comida para todo el equipo, del comunicador social, del utilero, entre otros; pero al mismo tiempo poner en la mesa de discusión las necesidades del sector, debatir acerca de la Ley de Cultura y su Reglamento, el Régimen Especial de Contratación para Artistas, Ley de Comunicación, representación gremial, participación de la ciudadanía en sus respectivos órganos de gestión pública, parlamentarismo cultural, etc.

Hay que diseñar un formato de debate cultural para la televisión en el que podamos trabajar con todas las instituciones del Sistema Nacional de Cultura. Este ejercicio de la inter institucionalidad es una asignatura pendiente en la política cultural e institucional del país, por eso, con la ayuda del ICCA, se ha logrado y logrará un excelente diálogo e interacción con todo el sector cultural.

¿Cuál es la expectativa de trabajar con el ICCA?

Sin duda alguna, el poder trabajar con el Instituto de Cine y Creación Audiovisual, en estos proyectos, nos permite creer que este es un gran momento para pensar en la cultura y para tomarnos en cuenta como actores claves dentro de este proceso. La Asamblea Nacional del Ecuador es el seno de la discusión política de nuestro país, si no nos imaginamos –a los medios legislativos– un canal que permita la expresión de todas estas las necesidades, es decir una democracia de la información en la que se posicione la participación ciudadana e institucional para sensibilizar a los tomadores de decisión, entonces no estaríamos usando adecuadamente esta importante herramienta de comunicación.

Por eso, conjuntamente con el ICCA, queremos hacer una invitación democrática a todo aquel que quiera participar y aportar para construir una cultura de diálogo y consenso, en donde mí necesidad debe ser mediada por la necesidad del otro, es decir la inclusión de la otredad en estos procesos y el aprendizaje del parlamentarismo, de llegar al acuerdo, y lograr generar una agenda político-cultural que beneficie tanto al sector como a la institución pública.


 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *