Saltar al contenido principal

Ichi Aguilar, el talento detrás de Afterwork

La vigésima primera edición del Festival de Málaga culminó el 20 de abril con la gala de premiación, en la que la gran sorpresa de la noche fue la “Bazinga de Plata” que ganó Afterwork, cortometraje de animación ecuatoriano.
Este cortometraje recibió el máximo reconocimiento otorgado por el Festival en la sección de Cortometrajes Animazine. Si lo pensamos bien, este galardón no es una sorpresa, pues Afertwork ya ha cosechado más de 8 premios a nivel internacional.
Con motivo de este exitoso acontecimiento hablamos con Andrés Aguilar, Ichi, como es conocido en el medio y por sus amigos, quien es codirector de Afterwork y Productor Ejecutivo de Matte, productora con la que realizó el proyecto.
 
¿Qué importancia tiene para ti, como creador de Afterwork y en general para la animación ecuatoriana, haber logrado ganar la Bizanga de Plata?
Sin duda alguna, este reconocimiento nos alegra ya que tiene mucho significado para nosotros, en primer lugar porque es el noveno premio que ha ganado el cortometraje, y en segundo lugar, porque si bien hemos ganado premios muy importantes a nivel mundial en competencias estrictamente de animación, este es el primero en un festival de cine tan importante. Por esto, yo visibilizo a este logro como un fuerte empujón para la animación ecuatoriana, ya que nos ayuda a visibilizar más la animación dentro de otros sectores. Además que nos ha permitido generar alianzas estratégicas alrededor del mundo; precisamente unos de los estudios que coproducen este corto, es español.
¿Qué retos tuvieron a lo largo de este proyecto?
Afterwork es un cortometraje de 6 minutos, es una pieza muy pequeña si se compara con otros proyectos, pero en animación es muy complejo, principalmente porque lo hicimos con recursos de Matte. Fueron casi dos años y medio en los que se gastó un aproximado de 70 mil dólares. Estoy seguro que si no hubiese existido un trabajo compartido entre Matte y los estudios de España y Perú, no hubiésemos podido crear una pieza de gran calidad que compita y esté a nivel mundial.
Creo que la principal dificultad que tuvimos fue el acceso a un presupuesto que nos permita terminar la obra en poco tiempo, esto hizo que el proceso se dilatara aún más.
Si bien, nosotros venimos desde el sector privado en donde estamos acostumbrados a un modelo más rápido, directo y autosustentable, creo que nos hubiese ido mejor si contábamos con el apoyo del estado.
Por eso, después de lo que hemos hecho, entendemos lo importante que es trabajar conjuntamente con el sector público. Por eso, esperamos generar alianzas para seguir trabajando muchas ideas y proyectos, no solo de Matte, sino de la animación ecuatoriana en general.
¿Qué esperar de la animación ecuatoriana, y de Ichi, en el futuro?
Creo que ha empezado un movimiento muy interesante que puede ser el comienzo de una industria a corto plazo. Hay mucho interés de crear y apostar por producción de proyectos. Nosotros, como animadores, no pensamos en que somos artistas, somos creadores de propiedad intelectual y pensamos en una industria.
Estamos empezando por cosas pequeñas, Ecuador ha ganado varios encuentros y convocatorias en animación. Un ejemplo es que por tres años seguidos hemos sido seleccionados para pitch en Cartoon Network y hemos ingresado en la selección de Annecy. La animación ecuatoriana se ha labrado una buena reputación en la región, por eso es vital trabajar en conjunto entre todos los animadores. Actualmente existe un mercado grande de animación y Ecuador puede jugar un papel protagónico en esto.
Por mi parte, con mi estudio y con Luis Usón, codirector español de Afterwork, esperamos sacar un tercer cortometraje, queremos lograr financiamiento y empezar la producción antes de finalizar el 2018.
También estamos incubando un proyecto ambicioso, estamos escribiendo dos largometrajes y, antes de 5 años, queremos hacer una película de animación en Ecuador.
 
La animación puede llegar a ser una industria importante en el Ecuador, aun hay mucho trabajo por hacer, pero ejemplos como los de Ichi y Matte, que apuestan por proyectos innovadores, nos dan un ejemplo de hacia donde debe ir la creación audiovisual. Para Ichi, pensar en la industria, en películas que la gente disfrute y que tengan gran calidad, es la pieza clave para lograr el fortalecimiento de la animación y de la industria cinematográfica y audiovisual ecuatoriana.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *